La Ventana

“Pero arriba, a la izquierda, a través de una ventanita, se veía una escena pequeña y remota: una playa solitaria y una mujer que miraba el mar. Era una mujer que miraba como esperando algo, quizá algún llamado apagado y distante. La escena sugería, en mi opinión, una soledad ansiosa y absoluta.”- Ernesto Sábato, El Túnel
Estira la diestra en la arena,
la pierna lista para limar
como tronco a la deriva
su planta perdida, engrana
cada pena del pasado
enterrado en la huella
que deja atrás
 
Esta huella que
estrecha como pincelada de orilla
como rosa harta de cortar
            (pero jamás marchita)
Ignora, pues, flecha, manecilla
o pasos a lamentar.
La siniestra le sigue
eclipsa la paz, no concibe
que las quimeras se aparten
le concedan su pedestal
Desdobla sus rodillas sin piedad
Ofrece estadía en su regazo
al canvas que arrastra
(Sin notar su anhelo por erguirse ante ella)
Como muleta, lo posicina
frente a sí, lo nombra
Como Umbral
(Que es para míVentana al mar)
 
Pero Ella
No es bella
No es pasado, ni es agua
No es brisa, ni es sal
Ni olas, ni arena
No es poesía, ni es prosa..
Ella no es ella
No es paisaje
No es nombre, ni es lugar
No es garganta, ni es cuello
Ni musa, ni fuego, 
No es capullo, ni mariposa,
No es misterio para decifrar..
Es mucho mas sencillo
que la interpretación de cualquier mortal:
 
 
Ella
es
diosa
de la fuerza
que me obliga
nuevamente
a crear.

Categorías:Poesías y Prosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .