" Where the direct way is lost"

 

 


“En la época en que yo tenía amigos, muchas veces se han reído de mi manía de elegir siempre
los caminos más enrevesados: Yo me pregunto por qué la realidad ha de ser simple.
Mi experiencia me ha enseñado que, por el contrario, casi nunca lo es
y que cuando hay algo que parece extraordinariamente claro,
una acción que al parecer obedece a una causa sencilla,
casi siempre hay debajo móviles más complejos.”
‘-Ernesto Sabato, El Túnel
NOVIEMBRE 2016

Conceptualmente me he adherido a esta noción (que quizás tenemos todos) de tener una dirección, aunque es mi naturaleza resistirla, siempre lo ha sido. Con todo esto de los matices, la polaridad, la musa del vacío, con todo esto de girar en torno a la insatifacción, con todo esto del nomadismo, de detestar lo sedentario, la hipoteca que me amarre a un título, la propiedad, las etiquetas…No se trata de rebeldía, se trata de autenticidad, de consciencia del ser. Hay unos sistemas de vida que funcionan para unos, hay estilos de vida que funcionan para otros.
He hecho un agigantado esfuerzo para moldearme a los sistemas equivocados, de cambiar mis hábitos idealistas por una filosofía terrenal que lo único que hace es arrancar de mí todo lo que me hace…Yo. Es una filosofía de comformidad ante la inminente impotencia, de aspirar a la comodidad, a la complacencia, a la productividad.

 

      Quizás cambié mi voz por un par de piernas.

Utilizo muchas métaforas de perdición en mis reflexiones.

Estar a la deriva
Brújula rota
Ceguera

Todas tienen algo en común: la incapacidad de decir donde estas o predecir hacia donde te dirijes.

¿En qué momento se me olvidó que esa  ansiedad es producto de las inseguridades del hombres al no poder coincidir con sus propios constructos sociales?

Yo soy viento.
Yo soy Sirena.

 

Yo no me abstengo por estándares de ordinaria cotidianidad.

Uno por uno me desvisto de hogares
Uno por uno me desvisto de guías
Una por una me desvisto de expectativas.

 

Las agallas valen y siempre valdrán más que las piernas.

Y si algo tengo, es agallas.

 

La templanza es y siempre será mi peor enemiga.

 

 
 
Este experimento se acabó.                                                                                                
Me devuelvo a la deriva del mar 
                                                      
 Donde pertenezco.
 
 
 
 
 

Categorías:DiariosEtiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .