Paz, Pasión y Perspectiva

Antes de cada nueva temporada, hacemos un recap para recordar lo que ocurrió en la temporada pasada para poner en contexto los eventos que estan por ocurrir. Nunca se comienza desde cero. Todos los principios son la continuación de otros capitulos. El final de uno puede ser el principio para otro. Se trata de perspectiva. El tiempo no existe. No es un mantel sobre el cual nos enebramos horizontalmente. El tiempo es una herramienta que inventamos para poder desplazarnos y organizar nuestras memorias, asignar un orden cronológico, comprender una trayectoria a través de causa-efecto. La plasticidad de nuestro aprendizaje depende de esa línea.
Pero me he dado cuenta que los recuerdos, como los sueños, no siguen ese orden. Nosotros los forzamos en consciencia, pero cuando recordamos de una manera orgánica, no brincamos los números de la Peregrina uno por uno.
Recordamos a través de los sentidos. Las imagenes, los olores, los sonidos, las emociones.

Los sustos.

¿Cómo me recuerdo en la última década?
Me recuerdo a través de mis percibidos fracasos y éxitos. Los contextos que he permitido que tallen mi carácter. Las decisiones que he tomado y las consecuencias que he enfrentado por ellas. Mis errores, mis hazañas, mis luchas y mis derrotas.
En diez años me he enamorado cinco veces( Realmente soy una romántica.) con ese amor que destruye, construye, deconstruye y reconstruye.
Esta fue la década que tuve un hijo, y me hice madre. Dos acciones separadas y distintas.
Esta fue la década donde mas interactué con la escritura y exploré mi relacion con ella. La escritura me delató y me traicionó tanto como me consoló y me sanó. Fue mi redentora y mi perdición. Mi tarea, mi adicción, mi reportera, mi evidencia de evolución.


Esta década exploré dolor en mi corazón como nunca antes. Exploré los límites de la culpa, del perdón, de la verdad, de la acción. Aprendí a restructurar mi jerarquía de valores. Aprendí que es posible, no no solo posible, que es necesario analizar el núcleo de nuestros valores y tomar inventario, descartar aquellos valores que no aportan a tus metas, a tus ganas de ser feliz.
Aprendí que la bondad es un valor mas respetable que la inteligencia.
Esa lección aún me cuesta ponerla en práctica, pero todos los días intento un poco más.

Me recuerdo esta década, perdiendo tanto de lo que anhelé, fracasando en tantos aspectos que me desgarraron de una forma tan crucial y completa.
Me recuerdo en esta década hiriendo personas que no merecían ser heridas.
Me recuerdo en esta década, tomando las riendas de mis pérdidas, cansada, desalentada, aterrorizada, con vértigo existencial, pero siempre en movimiento. Me recuerdo rodeada de familia y amigos que dijeron presente y me ayudaron a navegar la tormenta de mis confusiones y mis fracasos. 

Me recuerdo esta década con ventanas de éxito. Una tardía graduación, una colección de libros publicados, una tanda de ropa limpia con tablas y risas en la oscuridad, un salón de clases lleno de niños dibujando, un salon de clases lleno de jóvenes escribiendo poesía, una declamación en el Crudo, en el Beckett, en el Poets Passage, en el salón 103 del Luis Pales Matos. Una velada en Santurce de 16 horas antes de que me impidan la entrada para ver Hamilton, y el valor para desafiar el sistema lo sufiente para que Luis A. Miranda exija que se me de paso. Una carrera por Times Square. Una lágrima al escuchar Starlight en vivo.

Me recuerdo esta década, como madre de Angel Sebastián. Nunca sabiendo realmente cual es la mejor decision, no existe un compás concreto para los padres. Seba, mas que nadie me enseñó la importancia de los matices, la gama de la moral y las acciones, pero siempre teniendo el valor de la bondad como norte. Seba me enseñó a amar de una forma diferente, no con sentimientos o intenciones, sino con acciones. Me recuerdo aprendiendo el valor de la misericordia, lección con la que me dejó mi queridísimo abuelo antes de fallecer esta misma década.

Me recuerdo esta década.
He sido mi peor obstaculo, mi mayor némesis. 
Mi temor a la templanza y la paz se manifiesta como una adicción a la polaridad y el conflictos que son mecánismos de defensa para poder verme como un ente de valor, de uso, un ente digno de recuerdo. El temor a la templanza  incurre en complejos de insuficiencia.

Esta recapacitación, este ejercicio de reminisencia demuestra que en la vida jamás habrá una hambruna de problemas, no hay necesidad de fabricarlos artificialmente. Nuestro valor como individuos no se desglosa de nuestra productividad. Esta es otra lección que aún tengo que aprender día a día.

Este nuevo ciclo de traslación planetario, ya no lo veo como un comienzo, sino una continuación del proyecto sin fin que es mi alma en contrucción. Poco a poco seguiré aprendiendo que es este constructo social del tiempo y cómo utilizar estas herramientas a mi favor. Alguna vez lei que la depresión es el exceso de pasado, y la ansiedad es exceso de futuro y pensé que una forma de reconciliar estas ideas era a través del arte que canaliza los excesos de tiempo. 

Pero no se puede canalizar lo que no existe.

El arte lo que canaliza es nuestra percepción.
Citando un famoso musical, digo ” El opuesto de la guerra no es la paz, sino la creación”.
Por eso, cuando nuestro ser se encuentra en guerra consigo mismo, por sus demasiados pasados/futuros, la guerra se batalla con creación, la guerra del destiempo se lucha con perspectiva. 

Es por eso que aunque cada año inevitablemente comienza con un momento de reflexión, mis metas van mas alla del tiempo, mis metas en esta continuación de desarrollo es adquirir más perspectiva y trabajar lo suficiente para canalizarla de una forma significativa. Enrriquecer mis ambiciones, mi cotidianidad y donde sea que mi mantel temporal me lleve: con arte. 
El arte se resume en eso, transmision de perspectiva. 
A eso aspiro en esta próxima década. 

Paz, Pasión y Perspectiva.

Categorías:Diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .