Creer y Crear

people-2574506_1280
Me encanta conducir sin destino.
Escuchar música, cambiar caminos por senderos.
Independientemente del tráfico, del ambiente, cuando conduzco me pierdo en mis pensamientos de una forma pacífica.
Hace algun tiempo me han dicho que meditar me haría bien, pero eso de la meditación nunca me ha gustado. Mi cuerpo es demasiado inquieto. Mi mente va demasiado rápido.
Alguna vez leí que la depresión es el exceso de pasado y la ansiedad es el exceso de futuro.
Pero, ¿a qué le llamamos el exceso de presente?

El arte es la canalización de los excesos de tiempo.

Para nosotros que sufrimos de exceso de todo, es imprecindible delegar nuestros tiempos a través de una plataforma maleable que resista el deterioro, que cambie con nosotros, una plataforma como el lenguaje.
Hay veces que cuando me hablan de la meditación, me devuelvo a aquellos tiempos donde solía creer en dios. Recuerdo la primera vez que me acerqué a lo que se podría llamar un estado meditativo: la oración. Considero que es básicamente lo mismo, (por lo menos el tipo de oración al que me dedicaba yo). Un estado de búsqueda, de sincronización con una frecuencia fuera de la tuya. Un estado de total abertura, de recibimiento sin temor. De aceptación sin rencores.
Ese tipo de oración sirve como un método placebo que psicológicamente te calma porque puedes visualizar todas aquellas preocupaciones que más te acongoja,  como un paquete que dejas en manos de alguien que vela por tu bien.
Al fin y al cabo, dios tiene un plan para ti, tu no te tienes que preocupar por ninguna pregunta existencial de significancia cósmica porque todo está resumido en ese ente, el que te ama infinitamente el que se encarga de darte sentido  y dirección. Lo más que calma, es la sensación de que cualquier reto, cualquier trauma, cualquier pérdida, en el plan de dios, hay una razón para ello. Nada te proporciona más seguridad que el norte que te provee la religión. Porque cursar cualquier adversidad es más facil hacerlo mientras piensas que hay una razón para ello, y que tal angustia tendrá un fin para tu bien.
Pero, como todo efecto placebo, no funciona si sabes que es un placebo.
Entonces, al perder esa dirección, construir un nuevo andamiaje se ve afectado por aquel demasiado-futuro que no se puede canalizar através de un plan divino. Ese demasiado-futuro se amplía mucho más de lo que tu cuerpo se ve acostumbrado. Ese demasiado-futuro une fuerzas con el demasiado-pasado y ahora el vértigo es multilateral.

Mirar al fondo de uno mismo, puede dar vértigo.

Entonces, dicen que la meditación  es la disciplina que te ayuda a calmar los excesos de tiempos, a disciplinarlos, a organizarlos. Pero eso no puedo hacerlo sin un destinatario. Yo no puedo ensimismarme en un medio sin un fin.
Por lo que pienso que, el próximo momento donde he sentido un acercamiento a ese momento de paz, de calmada significancia, de organización existencial, es cuando entro de lleno al arte.
Cuando pinto, cuando coloreo, cuando dibujo, cuando escribo, cuando canto. Porque es en el arte que los tiempos se unen en harmonía con el ser. Es a través del arte que podemos ser, sin necesidad de placebo, de mentiras.
Es a través del arte que satisfacemos nuestra innata necesidad de vivir mas de una vida. Es en el arte que la juventud no nos abandona, sino que se transforma. Es en el arte donde nos podemos sincronizar en nuestra propia frecuencia, explorar lo abarcadora que es, explorar que en esta vida, el mundo es tu mejor destinatario. El mundo que se cae, es el mejor principio, medio y fin. Es creando arte que puedes encontrar la noción de propósito y significancia a las adversidades.
Esta es la única manera de vivir una vida multidireccional, surfiando en la cuarta dimensión. En el arte no existen excesos, porque no tiene límites.
Cuando me devuelvo al arte, pienso en todo esto y más.
Por eso aún estoy aqui, existiendo.
A todas direcciones va esta mente.
Porque perderle el miedo a la vida es cosa de extremos.
Por eso creer y crear traen la misma tranquilidad.
Ya yo creí.
Ahora me dedico a crear.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s