Abre los ojos.

pexels-photo-261763
Marzo 31
Caminar sin despertar es más fácil de lo que parece.
No recuerdo lo que significa despertar.
El mundo se me viene abajo, y yo estoy aquí arriba aún de pie.
¿Pero a cuesta de qué?
Caminamos fuera del edificio. Sus pasos más ligeros que los míos. Su rostro abierto al color del mundo; el mío saturado de tanto gamma. El me dobla en edad. Me dobla en visión, me asemeja en estatura. Su voz es una corriente pacífica, transparente, constante, un río de palabras que entrelaza con la brisa. Caminamos hacia la esquina de la Placita. El me cuenta que mañana tiene clases de surfeo. Sus ojos se magnetizan con los míos cuando respondo.
Eres un coleccionista de experiencias.
 
Yes, I am. I came here to be a very rich man.
But that doesn’t necesarily have to do with money.
So many people  don’t live to appreciate the human experience.
 They live only the animal experience.
They eat, they shit, they work, they mate. 
But experience? 
 They prefer to not think about it.
They usually associate selfishness and war, to men.
 
Avaricia.
Yes. Greed.
Observo mi plato. La mesa de metal está coja. Agarro mi servilleta y la doblo una, dos, tres veces por la mitad. Le añado el soporte. Ahora está estable.
You’re resourceful.
Tengo sueño. Estoy lenta. Tengo una fatiga increíble. Me siento desplazar en el tiempo en cámara lenta. Automaton de la vida. Comiendo del plato de arroz con habichuelas y-
What?
Bistec. Un anglicismo de beefsteak.
Beefteh?
Exacto.
Corté un pedazo de la carne luego de apartar las cebollas ( que mucho odio las cebollas) y tome un bocado. Entonces sentí unas costillas de ansiedad recorrer mi cuerpo, al observar la escena.
¿Por qué las epifanías se sienten igual que un recuerdo inesperado? Algo que olvidaste. Un sueño. Un sueño.
Esto lo soñé. Observo la Placita. Las calles estrechas se encuentran vacías. El edificio del mercado se encuentra cerrado, él esta sentado frente a mi, este extraño que recuerdo, por fin lo conocí hoy. La mesera con el cabello carmín, sus tatuajes de caricaturas de Cartoon Network, el calor húmedo del infierno del medio día, esto lo recuerdo! Recuerdo el olor de la carne frita del chinchorro, recuerdo sus azules ojos asintiendo una sonrisa mientras inhala la extranjera brisa del Caribe, recuerdo un hombre caminando desde aquella acera, saliendo de la barra del pueblo, su ropa desgarrada, su piel cansada de tanto rechazo, caminar por nuestro lado, recuerdo que nos va a decir-
Buen provecho.
 
A lo que el licenciado frente a mí vá a responder-
What  did he say?
 
¿Cómo puedo recordar algo que está ocurriendo?
La sensación se diluye en mis pupilas. Estoy controlando mi respiración. El escalofrío que baja por mi espina. Llevo tanto tiempo sin despertar, que tomó el recuerdo de aquel sueño, despertarme. Un sueño me despertó. De momento estaba alli. Almorzando con el licenciado.
Booehn  prohvechou
Así mismo.
La conversación siguió. Charlamos sobre arte. Sobre religión. Sobre dios. Hablamos sobre Sor Juana Inés de la Cruz. Hablamos sobre Veronica Franco. Hablamos sobre las razones por las cuales me quiere contratar. Volvimos a su oficina, aún en construcción. Donde me preguntó si me gusta beber. Le dije que no.
Why not?
 
No aguanto bien el alcohol. Mi sangre es muy livinana.
Thats good.  I don’t like drinking.
I’m a lightweight too.
What about drugs?
¿Qué de ellas?
 
Do you do  drugs?
No. Aunque no mentiré y diré que no lo he hecho.
Solo que ahora no lo hago.
 
Which?
Pasto.
 
Nothing else?
 
No. No me interesa.
Lamentablemente, en ese momento rompí el bolígrafo del licenciado. No sé si me creyó. Pero sonrió y me dirijió hacia su computadora. Salí de la oficina dos horas más tarde.
Cuando me monté en el auto, sentí unas ganas extrañas de llorar. Sentíun apretón en el pecho, casi como si estuviera poniendome al día con las memorias del día. Las que me perdí por estar en standby. Sentí ansiedad por la incertidumbre del futuro, y de todo en lo que pensé que había progresado. Pensé en el momento donde el licenciado me dijo
I’m impressed. You’ve impressed me. 
Y mi reacción automática fué pensar en dos cosas:
‘¿Por qué..?’ Casi considerando que sus estándares de impresión son muy bajos. Por otro lado me pensé ingenua. Dice que esta impresionado conmigo por alagarme. Por distraerme. Me quiere cojer de pendeja.
15 minutos luego me di cuenta que nunca consideré la posibilidad de que haya sido un gesto sincero.
Que triste este mundo en el que me encuentro de pié, adormecida o escéptica.
Pero algo en mí dice que  algo llega, algo esta de camino para despertarme. Algo mas fuerte que un recuerdo. Algo más influyente que la avaricia.
Todavía estoy buscando algo que me estabilice sin tener que doblar mi espíritu tres veces por la mitad y aplastarlo bajo el andamiaje de un contrato.
Pero sospecho que este será un intercambio de experiencias.
Para coleccionar experiencias hay que estar despierto,
Y caminar con la cabeza en alto.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.