Asedia

pexels-photo-261763

Septiembre 10

Ultimamente le he dado tanto enfasis al pasado. Le he dado vueltas a memorias queriendo revivirlas, he resquebrajado mis muertos sueños una y otra vez, masticando y absorbiendo su veneno. ¿Por qué hago esto? ¿Por qué es tan difícil enfocarme en el futuro? ¿Enfocarme no en lo que he perdido, sino en lo que tengo? ¿No en las oportunidades que perdí sino en las que se abrieron de par en par?

Tengo la creatividad y el espiritu de tratar mi vida con gracia y esmero, de ver el lado oportuno fuera de la extrañez del haber probado una gota de libertad. Libertad para el ser descuidado e incoherente. Perdí ese lujo cuando apenas rozó mis labios y ahora, ahora lo mas que me causa tristeza es el vacío que no tengo energias para llenar.
Soy tan joven y me siento tan cansada.
No sé por qué.

Siento vacío de experiencia, siento vacío de empirismo y memoria. Siento vacío de fe. Perdí mi fe, la deje ir, por pereza, por vacío y soledad. Y ahora lo que siento es desesperanza de no poder recuperarla. Quiero volver a creer, quiero volver a sentir esa voz inspiradora que me dice y me arrulla al dormir y al despertar. El peor castigo es el abandono. El silencio.

Quiero ser mas. Pero el silencio me hace sentir como un número.
Quiero ser mas, pero la falta de fe me aguanta a la apatía y exprime de mi el
propósito y la pasión.
Y siento, siento soledad.

Quizas por eso busco mas en el pasado que el futuro.

Sueño con reconciliaciones lejanas y fueras del plano de mi ruta. Sueño con reconciliaciones. Con la catarsis del reencuentro. Mis sueños son hostiles en el consciente que subyace bajo la musa despierta. Mis sueños son hostiles y estresantes y confusos. Pero no tengo interés alguno fuera de mis amores corrientes y completos, mi soledad no tiene que ver con mis responsabilidades, sino con mi falta de aliento y de arte. Falta de conectividad y confianza con mis alrededores.

¿Por que me faltan tanto las energías?

A duras penas puedo llorar por falta de razón. Mi desolación es mas que aburrimiento, es un cancer en el espíritu que se metastizó en el alma y ahora no tengo ni fe ni musa ni ganas de encontrar alguna.
Y mi hijo, tan bello, tan alegre, tan perfecto… Ojalá pueda yo protegerlo de esta enfermedad.
Pero lo ilusionaré.

Que crezca de arte y musica y muecas.
Yo sé que el, tan divino, será mi salvación.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.